2 de febrero de 2012

Empezando la vida en familia

Dicen que todo niño trae el pan debajo del brazo... pero no, aún no hay niño a bordo ni tampoco hay planes por el momento si es la voluntad del Señor, sólo la usé para empezar a hablar ya que me es difícil hacerlo. 

Empezamos nuestra vida de casados como el Señor manda, "por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne"  y de esta manera fuimos saliendo de nuestras respectivas casas.  
 


Para los que no sabían, el Señor nos regaló un hermoso viaje de Luna de Miel, algo que la verdad fue muy inesperado para nosotros, sin embargo vemos siempre la fidelidad de nuestro amoroso Creador en cada cosa. Una iglesia en Lima-Perú nos acogió (podría decirse que como a hijos) y nos estuvo cuidando durante 15 días!!.... (16 la verdad), ¡qué gran bendición fue para nosotros el poder conocerles y compartir con ellos durante este tiempo! Nos quedan los gratos recuerdos de personas que por la gracia y el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo son hermanos nuestros y el Señor hace grandes cosas, podríamos decir que a la vuelta de la esquina, ¿podrías imaginar lo que está haciendo en otros países? Aprovecho para hablar algo de esto; muchas veces nuestro panorama se cierra un poco a lo que está haciendo nuestra iglesia local, ¿y en cuanto al resto del mundo?..... mmm... lo que sale en las noticias, que desafortunadamente no sale nada de la obra de Cristo, pero me gustaría motivarte a que investigues un poco en internet, o si conoces a misioneros, que compartas con ellos y conoce un poco más de este gran trabajo que el Incontenible Dios hace en las vidas de otras personas.


Continuando un poco con lo que les venía contando, después de nuestro viaje a Lima, compartimos un tiempo con mis padres y agradezco al Señor por ese tiempo que fue muy bueno, pero pasados unos días y atendiendo al llamado de la Palabra (como lo mencioné al principio) nos trasladamos a vivir en un pueblo cerca de Bogotá, donde está el instituto, para continuar con nuestros estudios de misiones. Durante estos días hemos estado trabajando en las instalaciones y aprovechando el tiempo de nuestra vida de casados. Gracias a nuestro buen Dios por tantas bendiciones recibidas y por su maravilloso cuidado con nosotros aún cuando las circunstancias no parecen ir bien.


"Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén." 2P. 3:18

Con amor en Cristo...

Samuel & Diana Rivera
Preparándonos para las Misiones y experimentando el matrimonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario